Tobogán de intensidades

Juan G. Andrés (@foteropanico)

Una joven con acento porteño hiperventilaba de emoción y trataba de inmortalizar con su ‘smartphone’ los primeros minutos del concierto de Él Mató a un Policía Motorizado. «Buf, esto en Argentina es impensable», balbuceaba, felicísima por tener el privilegio de ver, en primera fila y en una sala para 150 espectadores, al grupo indie de moda en su país. La del martes era la segunda visita del quinteto platense al Dabadaba, donde también se apreció el salto de popularidad. Minutos antes de la actuación, un ‘popular’ exlocutor guipuzcoano se declaraba su «seguidor número uno en Donostia» y preguntaba si sería posible conseguir después la grabación del show.

Arrancaron relativamente suaves con ‘Madre’, extraído de su más reciente álbum, ‘La síntesis O’Konor’, pero pronto pisaron el acelerador y los pedales de las guitarras en ‘La cobra’ y ‘Día de los muertos’. El ruidista desgarro de temas como ‘Violencia’ o ‘Nuevos discos’ contrastó con el cariz más popero de clásicos nuevos pero instantáneos como ‘El tesoro’, ‘La noche eterna’ o ‘Mundo extraño’, cuyo título refleja bien la sensación de asombro que suscitan sus canciones. La hercúlea y rasposa voz de Santiago Motorizado se abrió paso entre andanadas de distorsión que el grupo controló magistralmente en un sencillo pero efectivo tobogán de intensidades. Esa es su fórmula, el tira y afloja de melodías que suben y bajan continuamente, y no necesitan recurrir al postureo ni al efectismo: la fuerza de temas como ‘Mujeres bellas y fuertes’ o ‘Chica de oro’ habla por sí sola.

En los bises sonaron himnos como ‘Yoni B’, ‘Más o menos bien’ o la demandada ‘Chica rutera’, cuya escueta letra-mantra, susceptible de ser memorizada en medio segundo («Espero que vuelvas / Chica rutera»), sirvió de apoteósica y atronadora despedida. Ante semejante demostración de poderío sólo quedaba comulgar con el grito de guerra de la hinchada argentina que copaba las primeras filas: «¡Grandes, changos!».

(Crónica publicada en EL DIARIO VASCO el 24 de agosto de 2017)

ÉL MATÓ A UN POLICÍA MOTORIZADO
Intérpretes: Santiago Motorizado (voz y bajo), Niño Elefante y Pantro Puto (guitarras), Doctora Muerte (batería) y Chatran Chatran (teclados). Aforo: Completo. Lugar: Sala Dabadaba (Donostia). Fecha: 22/VIII/2017. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *