Un Mojo muy bien trabajado

Juan G. Andrés (@foteropanico)

En tan solo cinco años, el Mojo Workin’ ha logrado consolidarse como uno más de esos pequeños-grandes-festivales que hacen de Donostia una plaza musical envidiable: Lurrazpiko Festa, Open Rock Gaua, Ze Premikin… Son citas organizadas con menos dinero y más imaginación que los multitudinarios eventos veraniegos y junto a la sabrosa oferta semanal de las salas públicas y privadas, contribuyen a la existencia de una programación musical variada y abundante, también durante el crudo invierno.

El pasado fin de semana la Sala Gazteszena acogió la quinta edición del Mojo, que consiguió la proeza de completar el aforo durante dos noches consecutivas. En total, 1.400 personas abarrotaron el recinto el jueves y el viernes para escuchar y bailar los ritmos negros desplegados por leyendas como Kim Weston, Baby Washington, Melvin Davis y Billy Boy Arnold. El colectivo Gure Gauza, organizador del festival, habrá derramado sangre, sudor y lágrimas, pero pueden estar bien orgulloso del trabajo realizado.

Este es el resumen en imágenes.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *