Goleada segura

Juan G. Andrés (@foteropanico)

Futbolín, la última película de Juan José Campanella, acaba de abrir la edición 60+1 del Zinemaldia. Ha sido una proyección histórica por varios motivos. Salvo error u omisión, nunca en 61 años un filme de animación había inaugurado el certamen, tampoco el público del Kursaal había lucido gafapastas 3D y jamás se había pasado una película doblada en la Sección Oficial. Es cierto que en el Estado el filme del director argentino se estrenará en castellano español y, como excusaba algún profesional del sector a la salida del cine, en cierto modo esa versión también es original en la medida en que Fubtolín (Metegol en la tierra de Maradona) es una coproducción hispano-argentino y estamos hablando de dibujos animados.

De acuerdo, puede ser una opción legítima de la distribuidora y entiendo que en salas comerciales vaya a verse doblada (especialmente pensando en los más pequeños). Pero no me parece una práctica acertada para un festival internacional  (¿se imaginan ver doblada la última de Miyazaki, proyectada casi a la misma hora en Perlas?) ni puedo dejar de pensar en que me han hurtado la versión original, la película que pensaron y urdieron Campanella y sus colaboradores. Me atrevería a decir, incluso, que habría habido más risas en la sala si hubiéramos visto la película en ese idioma tan futbolero: prueba de ello es la reacción del público cada vez que hablaba único personaje caracterizado como argentino.. Tendremos que conformarnos con verla en DVD.

Por lo demás, Futbolín parace tener asegurada la goleada en la gran pantalla. Lo conseguirá gracias a una versión modesta pero digna de la fórmula Pixar (ahora mismo hordas de tuiteros debaten sobre cuán odiosas pueden ser las comparaciones) y a una historia como Bricomanía: fácil, sencilla y para toda la familia. Quizá por eso le falta mala leche y un guión más redondo, pero tiene momentos muy logrados y divertidos. El espectador no tarda en encariñarse con unos personajes bien perfilados y reconoce rápidamente los arquetipos futbolísticos: esos jugadores más pendientes de su cabellera que del balón o ese villano claramente inspirado en el odioso Cristiano Ronaldo.

Algunos criticarán que el Zinemaldia haya comenzado con una película de animación pero a muchos se nos antoja una apuesta valiente que cada vez parece más normalizada en el panorama festivalero. ¡Nos vamos a la rueda de prensa de Campanella!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *