Muere Nagisa Oshima

Juan G. Andrés (@foteropanico)

Cuando a finales de noviembre del pasado año el Zinemaldia anunció que dedicaría su próximo ciclo clásico al director japonés Nagisa Oshima, los responsables del Festival ya reconocían que sería “muy difícil” traerle a Donostia en septiembre. Los problemas de salud que le alejaron de las cámaras han terminado con la vida del autor de títulos como El imperio de los sentidos (1976) o Feliz navidad, Mr. Lawrence (1982). La retrospectiva servirá para homenajear al autor, fallecido hoy a los 80 años, y (re)descubrir una filmografía tan apasionante como ignota.

En este enlace podéis recordar la información que publiqué el 1 de diciembre en Noticias de Gipuzkoa. A continuación, os dejo con la entrevista (inédita en la web por problemas técnicos) que mantuvimos con Quim Casas, coordinador del ciclo, acerca de Oshima.

“El cine de Oshima es combativo, radical y muy crítico”

Quim Casas (Barcelona, 1959) coordinará la publicación del ciclo de Nagisa Oshima, un cineasta que figura entre “los grandes del cine japonés” y que, pese al impacto que supuso ‘El imperio de los sentidos’, es “menos conocido” de lo que
puede parecer en un principio.

DONOSTIA. El Festival vuelve a mirar al país del sol naciente. Si en los últimos años ha dedicado ciclos a Mikio Naruse y al cine negro nipón, la retrospectiva clásica de 2013 se acercara a un director que, en opinión de Casas, no puede ser considerado clásico porque comenzó su carrera en 1959. “Pero después de directores más estudiados como Ozu, Mizoguchi o incluso Kurosawa y Naruse, Oshima es uno de los grandes nombres del cine japonés”, dice.

¿Cómo es el Oshima anterior a ‘El imperio de los sentidos’?
Hacía un tipo de cine muy curioso porque toda su producción de los años 60 estaba influenciada por las nuevas olas del cine europeo y el cine independiente americano. Su obra más interesante, la realizada en los 60 y los 70, es la menos  conocida. A partir de 1968 se produce la ruptura total con Mizoguchi e incluso con el cine de Kurosawa y se politiza cada vez más, aunque lejos del maniqueísmo que a veces acompaña al cine político. Usaba recursos procedentes del teatro, del cine experimental y de la vanguardia, entroncando con el cine más político de Jean-Luc Godard. Fue el abanderado de la nueva ola del cine japonés.

Y fue muy crítico con la sociedad de su país, por lo que siempre le acompañó la polémica, también por su tratamiento del sexo y la violencia.
Sí, fue polémico por los temas que trató y porque era un cineasta marxista muy contrario a los valores tradicionales de la sociedad japonesa… En España es poco conocido… Durante la dictadura de Franco fue un realizador prohibido y solo hasta que con su muerte desapareció la censura comenzaron a verse sus trabajos en España. Por ejemplo, Los placeres de la carne, un filme de 1965, no se estrenó hasta 1977. Se le empezó a conocer a raíz de El imperio de los sentidos (1976), pero antes había dirigido ya una veintena de obras. El revuelo internacional de esta última propició que se estrenaran El imperio de la pasión (1978), Feliz Navidad, Mr. Lawrence (1982), Max mi amor (1986) y Tabú (2000). Es por eso que parece un director de solo dos o tres películas, pero antes su cine era más radical y más virulento.

¿Qué títulos del ciclo no deberíamos perdernos, por su calidad cinematográfica y por su rareza?
Hay una película verdaderamente curiosa, Ninja bugei-Chô (1967), conocida como Band of Ninja, en la que Oshima adaptó el manga de Sampei Shirato. Estrictamente no es cine de animación, porque lo que hizo fue filmar las páginas del cómic y darle secuencialidad y movimiento, superponiendo las voces de los personajes y demás. Por su calidad cinematográfica destacaría El muchacho (1969), The Ceremony (1971) y Hermana de verano (1972), y cómo no, El imperio de los sentidos y Feliz Navidad, Mr. Lawrence. También me gusta mucho su última película, Gohatto: Tabú (2000).

¿Por qué dejó de hacer cine?
Cuando filmó Tabú llevaba sin hacer nada desde 1986, año en que se estrenóMax mi amor. Tuvo algún tipo de parálisis y los problemas de salud le mantienen alejado de las cámaras. Está muy delicado y completamente retirado del cine.

Será difícil entonces que venga a Donostia…
Sí, bastante difícil.

Usted coordinará la publicación que cubrirá las lagunas bibliográficas sobre Oshima…
En España no hay ningún libro monográfico publicado sobre él. Sí se aborda su trayectoria en publicaciones generales sobre el cine japonés y en algún estudio aislado como el que publicó la revista Dirigido Por en 1977, pero casi todo se reduce a artículos derivados de la repercusión que tuvo El imperio de los sentidos.

¿Con qué espíritu debe acercarse el público a conocer a este director?
Básicamente con curiosidad, porque es un cineasta muy singular. La gente que lo asocie solo a El imperio de los sentidos y a Feliz Navidad, Mr. Lawrence encontrará un director que hacía un cine combativo, radical, rompedor y muy crítico con la sociedad de su país. Quizá algunas de sus películas no hayan envejecido del todo bien pero el buen cine destaca en su filmografía. El ciclo servirá para recuperar un tipo de cine que hoy está olvidado porque hay un desconocimiento total del cine japonés de los años 60, que puede ser más radical que el cine francés y el estadounidense de la misma época, y que además tiene ese plus de estar muy politizado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *